Veamos este relato hipotético y preguntémonos ¿ Como no pagar impuestos ? Sus impuestos ya no deben ser un problema.

Un candidato independiente ha prometido hacer un plebiscito “ para que la población decida si quiere pagar impuestos o no.

¡No más impuestos!

Es el lema de su campaña. Su objetivo es eliminar absolutamente todos los impuestos.

POR SI NO HAS LEÍDO:

Definición de Plebiscito:

Procedimiento jurídico por el que se somete a votación popular una ley o un asunto de especial importancia para el Estado.

¿ Como no pagar impuestos ?

Los especialistas pensaban que ese candidato estaba loco, pero buena parte de la población se vio seducida por la tentadora promesa; a fin de cuentas ¿A quién le gusta pagar impuestos?

Yo tampoco quería pagar más impuestos, así que me uní a su campaña y le ayudé a distribuir panfletos y a informar a la población sobre todos los beneficios de no pagar nunca más ningún impuesto.

Como esperábamos, ganamos las elecciones presidenciales, y poco tiempo después se inició la campaña para el plebiscito; en la que también participé activamente.

Si la población apoyaba la iniciativa, se haría una reforma constitucional para que nunca más se nos cobraran impuestos.

Claro que ganamos el plebiscito, pero nunca nos imaginamos que el 80% de la población nos apoyaría en la decisión de eliminar los impuestos.

Como no pagar impuestos cambió nuestras vidas

Ese día fue hermoso, la gente salía a las calles y celebraba haberse deshecho del yugo de los impuestos.

Todos en mi grupo quedamos afónicos de tanto gritar de alegría; ya nunca más tendríamos que pagar ese odiado gravamen.

La mejor parte fue cuando vi a algunas personas llorar de alegría al saber que los políticos no cobrarían ningún salario por su trabajo, pues ya no habría dinero para pagarles.

Al día siguiente de la celebración, el gobierno tomó algunas decisiones: por ejemplo, para poder mantener al ejército funcionando, debieron expropiar algunas empresas para poner sus dividendos a la orden del ejército.

Así, todas las empresas de licores, cigarrillos, loterías y casinos pasaron a manos del gobierno.

Después, algunos miembros de la clase política renunciaron a sus cargos, pues no podían trabajar sin sueldo; así que sólo quedaron los políticos que ya eran millonarios y los que tenían “patrocinantes” para hacer negocios sucios.

Nosotros nos alegramos cuando, de forma drástica, los productos en las tiendas bajaron de precio, ya que nunca más se cobraría el IVA.

Como no pagar impuestos es el principio del fin

Por contraparte, el gobierno ya no podía mantener a las fundaciones u ONG’s, por lo que los representantes de esas organizaciones tuvieron que salir a las calles a pedir dinero para no tener que cerrar su albergues, orfanatos y hospitales.

Que finalmente fueron cerrados por falta de fondos.

Ya no había dinero para pagar los servicios de policía ni bomberos, por lo que se dispuso que lógicamente, sólo lo pagaran quienes lo utilizaran, y para evitar pagos en efectivo y corrupción, el servicio lo pagaría el usuario sólo con su tarjeta de crédito.

La lista de precios por servicio fue publicada en internet, y todo el mundo se alarmó del precio que los bomberos cobrarían por apagar un incendio o rescatar a alguien.

Pero lo más caro era lo que la policía cobraría por atender alguna emergencia.

En una ocasión, una casa comenzó a incendiarse, y los dueños averiguaron cuánto costaría que los bomberos vinieran a apagar el incendio; era tan caro, que decidieron dejar que se quemara, pues de todas formas debían reconstruirla.

Las llamas se extendieron a la casa del vecino, que ya había sacado todos los muebles de su casa y estaba listo para ver quemarse su casa sin llamar a los bomberos.

Lo mismo pensó el siguiente vecino, y el siguiente.

Finalmente, se quemaron cuarenta y dos casas.

El incendio se detuvo cuando estaba a punto de llegar a la casa de un político, que sí llamó a los bomberos; y ellos vinieron a apagar el incendio que ya tenía diecisiete horas ardiendo.

Como no pagar impuestos desata el caos

Lo más difícil, fue aceptar que para que alguien permaneciera en prisión, los interesados en que esa persona estuviera encerrada debían pagar por mantenerla en la cárcel, pues ya no había dinero para mantener funcionando los lugares de reclusión.

Así fue como no pagar impuestos empezó a ser un completo caos para la sociedad.

Muchas personas se negaron a pagar, así que muchos delincuentes fueron liberados con la condición de que debían presentarse una vez por semana en la comandancia de policía.

Esto ocasionó que la criminalidad aumentara drásticamente.

En una ocasión, un hombre vio que dos ladrones saltaban el muro de su casa.

Entonces, le dijo a su esposa que viera en internet cuánto costaba llamar a la policía, y cuanto costaba que los enjuiciaran y los encerraran por violar su propiedad.

Al ver la cantidad de dinero que tenía que pagar, el hombre tomó su escopeta con la intención de matar a los dos ladrones; pero su esposa lo detuvo diciéndole lo que le iba a costar el servicio de los detectives de homicidios, que vendrían y se llevarían los cadáveres.

Después de una fuerte discusión con su esposa, el hombre mató a los dos ladrones y los enterró en su patio.

Todos los vecinos escucharon los disparos, pero nadie llamó a la policía; porque el que llamara, tendría que pagar por el servicio.

Como no pagar impuestos también se volvió peligroso

Andar de noche por las calles se volvió muy peligroso, porque ya la policía no patrullaba, sólo salía de la comandancia si era llamada, y nadie quería pagar por ese servicio.

Seis meses después de aprobar el plebiscito, amanecían uno o dos cadáveres a la semana en las calles; nadie llamaba a la policía, para no tener que pagar por el servicio; así que algunos cadáveres eran quemados y otros eran enterrados en terrenos baldíos y parques durante la noche.

Los encargados de enterrar esos cuerpos, eran voluntarios que salían en grupo, armados, y sabían que nadie llamaría a la policía.

Sin embargo, el golpe más duro para la población fue que la educación primaria y secundaria dejó de pagarse con los impuestos.

Ya no había dinero para pagar por el mantenimiento de las escuelas y liceos, y mucho menos para pagar a los profesores.

Todos los ciudadanos debían pagar por la educación de sus hijos.

El resultado fue que muchos niños dejaron de estudiar, y muchos jóvenes tuvieron que abandonar los liceos; buena parte de ellos terminaron convirtiéndose en delincuentes.

Por suerte, mi madre decidió que mi hermano más pequeño, de diez años, recibiera educación en casa; así que todos participamos para enseñarle, cada uno una materia diferente a mi hermano.

LEE TAMBIÉN:

obligacion-de-presentar-estados-financieros-auditados

Pero algunas cosas no podían hacerse en casa

Muchos hospitales eran financiados por completo o en parte con el dinero de los impuestos; así que, a partir de la promulgación de las nuevas leyes, todos los servicios de salud había que pagarlos.

El resultado fue que muchas personas mayores empezaron a morir por no tener atención médica, o en el caso de miles de niños, enfermaron debido a que no habían sido vacunados, pues las vacunas eran caras para la mayoría de la población.

Un nutrido grupo de personas, empezó a protestar para que se hiciera un nuevo plebiscito para aprobar los impuestos, yo me uní a ese grupo, pues creo que nos equivocamos al eliminar los impuestos.

Es verdad que eran molestos, pero los servicios de escuelas, liceos, hospitales, rescatistas, bomberos, tribunales, cárceles, fundaciones, investigadores y policías; funcionaban con la contribución de todos a través de los impuestos, y hoy en día nos hacen mucha falta.

No pagues impuestos de más, paga lo justo.  Nosotros te asesoramos, somos expertos en Asesoría Fiscal.

Valora éste artículo con 5 estrellas, esto nos motiva a seguir compartiendo contenido de valor para ti.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (13 votes, average: 4,31 out of 5)

Cargando...

Vesco Consultores:  Firma de auditoría en Guatemala